cuidados,  hijos,  información,  maternidad

Ahogamiento secundario: Qué debemos saber

SHEIN Many GEO's

Hola a todos!! Cómo está yendo el año?

Nosotros por aquí totalmente sumergidos ya en la rutina diaria de cole y trabajo, y pensando en cuando volveremos a tener vacaciones de nuevo.

La verdad que lo poquito que llevamos de año ha sido tranquilo aunque Paula lo acabó y lo empezó con bastante tos y mocos (algo que viene de serie con los niños pequeños).Pero ya está casi recuperada del todo.

 

Lo que os quería comentar hoy es algo que he descubierto a raíz de una serie que estoy viendo en Netflix «The Affair». La recomiendo bastante, aunque todavía voy por la segunda temporada, pero es bastante entretenida.

Aliexpress WW

*Cuidado pequeño spoiler*

Resulta que la protagonista pierde a su hijo de 4 años por ahogamiento secundario.

Me llamó la atención porque nunca había oído hablar de eso y me puse a indagar en Internet y a documentarme.

Además viviendo en un verano constante, todo lo referente a accidentes con la piscina o la playa me tienen bien alerta.

¿Qué es el ahogamiento secundario?

Cuando se produce un episodio donde el niño se ahoga y necesita reanimación, en el 5% de los casos puede quedar líquido en los pulmones, lo cual puede producir un edema pulmonar entre 12 y 72 horas tras el suceso  y que puede desencadenar en problemas graves para el niño.

Esto ocurre porque el agua queda en los pulmones y dificulta la respiración. Al respirar los pulmones se llenan de líquido en vez de aire haciendo que no llegue suficiente oxígeno a los demás órganos.

No va a ocurrir si ha tragado un poco de agua o si, jugando, le tiran agua a la cara. Sólo puede ocurrir en casos donde ha habido reanimación.

 

Síntomas

– Cansancio

– Tos repetitiva

– Comportamiento inusual

– Dificultad para respirar

– Desorientación

– Dificultad para pronunciar

– Pérdida de memoria

– Somnolencia

Si, y quiero remarcar esto, tras un ahogamiento con reanimación se presentan alguno de estos síntomas, debemos llevar al niño a urgencias lo antes posible.

Más bien, debería ser llevado al médico aunque no presente ninguno de estos síntomas para un examen exhaustivo y así poder descartar cualquier complicación derivada de dicho ahogamiento.

 

Esta «situación o término» se empezó a conocer gracias a la escritora Lindsay Kujawa que creó la página Delighted Momma donde compartió su historia.

En este artículo del Huffington Post podéis leer un texto traducido de la propia Lindsay contando lo que ocurrió.

¿Es lo mismo el ahogamiento secundario al ahogamiento seco?

El ahogamiento seco es cuando la glotis se cierra para que no entre agua pero no deja pasar oxígeno y se produce una falta de este a los pulmones, que deriva en una asfixia y por tanto una falta de oxígeno al organismo. Si esta falta de aire es prolongada el cerebro no recibe oxígeno y llega la pérdida de conciencia.

Por tanto no es lo mismo al ahogamiento secundario porque no entra nada de agua a los pulmones pero es igual de peligroso.

 

Qué debemos evitar

No golpear la espalda

No colgarlo cabeza abajo

No apretarle la barriga

 

Cómo evitar sustos

Aunque nuestros hijos usen manguitos o flotadores no debemos quitarles los ojos de encima en ningún momento.

Es importante llevarlos a clase de natación desde temprana edad para que aprendan a nadar y a defenderse dentro del agua.

A los bebés se les enseña también a girarse y flotar en casos en los que se pueden caer al agua por accidente.

 

Curso básico de reanimación

Como siempre es bueno aprender algo nuevo, os traigo una publicación y un video rescatados de la página Aprende Emergencias donde explican cómo realizar una reanimación tras ahogamiento.

 

Espero que esta información os sea de gran utilidad y nunca paséis por una situación así.

 

 

Cuidaos mucho!

 

 

 

Vertbaudet ES

Autora de Cómo ser mamá Blog

17 Comments

Responder a 30 y... y mamá Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *