experiencias,  familia,  hijos,  maternidad,  operación pañal

Operación pañal

Hola a todos!

Por fin nos hemos atrevido y hemos empezado con la famosa y temida OPERACIÓN PAÑAL!! Y por eso hoy os voy a contar un poco cómo nos está yendo y cómo lo hemos conseguido.

 

Para empezar tengo que decir que aquí donde vivimos es bastante fácil proceder con esta operación de enseñar al peque a ir al baño, o el orinal, porque todo el año hay una temperatura media de 30 graditos, en cambio, en otros países donde hay estaciones siempre hay que esperar a la época de calor para poder probar a quitarle el pañal. Esto pasa en España, por ejemplo.

Con Carlos esperé a que empezara el calor para quitarle el pañal y probar, ya que si se mojan digamos que «no pasa nada» porque no les va a dar frío. Igualmente siempre estamos pendientes de si hay alguna fuga limpiarlos y cambiarlos inmediatamente.

 

Se suele decir que hay que empezar a entrenarlos a los 2 años y medio, o eso tengo entendido yo, así que ya nos tocaba empezar porque Paula ya tiene 2 años y 7 meses.

El proceso fue más difícil para mi que para ella, ya que no sabía como iba a salir y estaba preocupada de si me iba a pasar el día limpiando pi y ca por toda la casa, pero aprovechando una semana de vacaciones que tuvieron me puse a ello y la verdad que fue coser y cantar.

Empezamos con un orinal y la llevábamos varias veces al día para probar y que se le quitara el miedo, porque al principio decía que no quería que le quitara el pañal. Así que en esas me podía pasar un buen rato esperando que «saliera algo» y hacerle una fiesta para que celebrar lo mayor que es, pero nada… lloraba y desistí porque no quería que fuera un trauma para ella.

Aquí en pijama esperando ver si salía algo…

 

Entonces como a ella le encanta hacer todo lo que hace su hermano, pensé en probar con un reductor de wc y fue mano de santo! Fui a la tienda con ella y le dije que eligiera el que más le gustara, y escogió un rosadito muy chuli (como dice ella jajaja)

Al llegar a casa y sin pensarlo dos veces le quité el pañal y le puse unas braguitas de la Patrulla Canina que había comprado el año pasado en España y que le encantaban, y le dije que ya era mayor y que, como su hermano, ya podía ir al baño. No sin antes forrar el sofá con empapadores y una toalla por lo que pudiera pasar.

Debo decir que sólo ha habido una fuga de pi, pero el número dos nos costó un poco más y hubo varias fugas…

Tras varios días convenciéndola de que no pasaba nada y que era mejor hacerlo en el water, por fin ocurrió el milagro! Y para que veáis la cara de alegría al ver que había sido capaz de hacerlo os pongo la foto, tapando por supuesto el susodicho flotante jajajajaja

 

Así que mi conclusión es que no hay que forzarles, ellos lo harán cuando estén preparados y una vez que lo consiguen celebrarlo juntos para que vea lo positivo que es y animarlos a seguir haciéndolo. En casa tuvimos que ir a ver su obra maestra todos porque se sentía tan orgullosa que nos lo tenía que enseñar, y ya os podéis imaginar (sobretodo Carlos) la cara de ¿en serio tengo que estar viendo esto? jajajajajaja lo recuerdo y me muero de la risa. Pero en casa nos apoyamos todos hagamos lo que hagamos!

 

Quiero puntualizar, que este proceso sigue su curso y que aún nos queda eliminar el pañal por las noches, pero eso será en el próximo capítulo …. 😉

 

 

Saludos y suerte a los papis que os toque pasar por esto! Vosotros podéis!!

 

 

 

 

 

Autora de Cómo ser mamá Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *