Autora de Cómo ser mamá Blog

2 Comentarios

  • Alicia

    Yo también aluciné cuando el oftalmólogo me explicó lo mal que veía mi hija porque nunca le había notado nada y mi marido y yo no tenemos problemas visuales. A mí me avisó la profesora de infantil a pocas semanas de empezar el curso, dijo que creía que la niña podría tener algún problema en la vista por gestos que hacía a veces. La llevé al oculista y le vieron mucha hipermetropía, astigmatismo y también un ojo vago, la pobre no veía nada. Ella cumplió 3 años en Navidad y dos semanas antes estrenó las gafitas, estaba encantada. Tiene también parche todos los días, al principio protestaba un poco, pero ahora cuando le digo que toca parche ya no se queja. Ahora para el verano le he cogido una ventosa que se pega al cristal de las gafas y le tapa el ojo bueno y así lo puede llevar en la piscina, que es cuando está más distraída. Estoy encantada de haberlo pillado a tiempo y sobre todo porque me doy cuenta del cambio que las gafas han supuesto, pasar de ver fatal a ver bien es una maravilla.

    • Beatriz Morales

      Sii, por eso es importante llevarlos a revisión, ellos no entienden si ven bien o mal, y sobretodo una tan pequeñita como la tuya.
      Me alegro mucho de que ya esté tratada, y poco a poco se irá acostumbrando. Ahora el mío no sabe vivir sin gafas jejeje, y eso que le digo que para leer se las quite, pero no hay manera…
      Un abrazo!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *